Introduccion

                    Pascola 

 


Acompañamiento MusicalVestimentaPascola entre CahitasPascola entre GuarijíosPascola entre TarahumarasPascola entre SerisPascola y VenadoBibliografia

 

Introduccion

 

Pascola

Baile de mayos y yaquis. Tiene una derivación del pascoa  y pasco, que significa fiesta.

Sin embargo, tal locución no es sino alteración de pascua, que coincide con la portuguesa pascua. Nuestros mayos y yaquis se llaman tasa pascua a la pascua florida. Tasa en cahíta es verano, pero en este caso se trata de apócope de tasaría, primavera. A la pascua de navidad se le llama navilam-pasco, expresión que proviene del castellano.

 En la época en que se conmemora la pascua de resurrección  es cuando los indios celebran sus grandes fiestas, su pascoa por excelencia. En el baile participan un o más hombres, no intervienen mujeres. Al son monótono del arpa y el violín, acompañados de maracas, guajes o güiras, danzan en un mismo lugar, golpeando insistentemente el suelo con los pies, desnudo el torso, un sapeta muy estrella envuelve la cintura y parte de la rodilla, las piernas cubiertas de cascabeles o sonajas, igual que los antebrazos y la cabeza ornada de plumas y trapos de color chillante. 

El pascola, el danzante principal, dirige a los circunstantes gracejadas y bromas que son festejados ruidosamente.

Victima predilecta de esta burla es el yori –el blanco, el que los despojó de sus tierras– y el baile se prolonga horas y más horas hasta  amanecer.

El pascola no es un improvisado, es el héroe, el consejero, el que tiene gracia e ingenio, el que conoce la historia de todos y de todo. Es una especie de sacerdote cuyo baile lo interpreta fundamentalmente con los pies.

El pascola se ajunta los tenabaris de los tobillos a las rodillas, los tenabaris don capullos de mariposa con dos piedritas adentro cada uno y cocidos uno tras otros hasta formar una sarta. También forma parte del atuendo las mascara, hecha con guasima, y el cinturón debe llevar una serie de perforaciones para colgar de ellos pequeños trozos de carrizo que al chocar unos con otros producen un ruido muy agradable. Finalmente dos cascabeles.

Los cascabeles los otorga juanillo.

A juanillo hay que irlo a buscar en lo más profundo del monte. A juanillo no le gusta el ruido ni la gente, siempre anda solo.

El que quiera los cascabeles tiene que perder el miedo a la vida y a la muerte, según la mitología mayo, juanillo aparece en forma de chivo de intenso color negro y de ojos terriblemente amarillos.

Quien busque los dos cascabeles debe montarlo y mantener el equilibrio en la alocada carrera de el animal por la espesura del monte hasta llegar a la orilla del río, donde se tranquiliza y se levanta sobre las patas traseras adquiriendo la forma de un hombre, pero con pies de chivo: juanillo es, pues, el diablo, y es el diablo el que concede los dos cascabeles que ungen al pascola para su función de cantar los dolores de su raza y describir las historias de su sometimiento por el español y la perdida de su cultura y sus tierras.