Tipos de acompañamiento musical

Pascola


Inicio

La pascola entre los cahitas

Entre las funciones más destacadas de los pascolas cahitas (termino que designa a los yaquis y mayos modernos del sur de sonora y el norte de Sinaloa) esta la de hacer las veces de anfitriones (atiende a la gente, reparten cigarros, lanzan cohetes para anunciar el comienzo de la fiesta), maestros de ceremonias (pronuncian discursos para abrir y cerrar las ceremonias, interactúan con la gente) y comediantes (a través de sus juegos y bromas divierten a la concurrencia). El humor de los pascolas se basa en la utilización de palabras que adquieren significados eufemísticos o metafóricos para confundir y al mismo tiempo divertir a la gente así como en una pantomima que hace patente su carácter un tanto bruto o animalesco, y en las bromas de tono subido  que hacen referencia a cuestiones sexuales. Sus recursos humorísticos verbales aparecen en todas  sus conversaciones y cuentos y e su actitud general, por lo que su intervención en las fiestas se convierte en bufonadas que el publico festeja ruidosamente.

Los pascolas cahitas complementan su ajuar con otros dos elementos distintivos. Por un lado, una máscara tallada en madera que simboliza al yo aniya, es decir, el espíritu del monte que ha sido su mentor en las artes de pascola; las figuras plasmadas en las máscaras combinan rasgos antropoformos o soomoformos; cuando bailan representando a un ser humano, la máscara se coloca sobre la nuca o sobre una ojera, dejando el rostro al descubierto; pero cuando imitan a los animales tapa la cara y se adopta la personalidad del ser que se esta representando. El otro elemento distintivo es la “vela”, es decir, un mechón de pelo al que se sujeta una flor por medio de una cinta de color; este elemento sirve para decorar la relación del pascola con la flor (sewa), que simboliza la fuerza bienhechora y protectoras asociadas tanto a la virgen Maria como a las fuerzas regeneradoras del huya  anuya.

 

La música que acompaña a los pascolas constituye un género especial entre los indígenas del noroeste  y revela el dualismo  entre las influencias de las tradiciones euro cristiana e indoammeriacana, tanto en su instrumentación como en el ritmo de los sones. El arpa (que aporta bajos y base rítmica) y el violín (con la melodía a su caro) acompañan al pascola con tonadas alegres cuando este es el único actor en escena; la flautas de carrizo (melodía) y el tambor de doble parche (ritmo) lo hacen cuando los danzantes representan a las comparsas o adversarios del venado, o cuando interpretan  el papel de animales.